El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
El Cóporo

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen0
imagen en galeria
El Cóporo
Secretaría de Cultura/INAH



San José del Torreón 
Ocampo, Guanajuato
Tels.: (473) 102 27 00 exts. 105, 133, 733 10 69, 733 08 57, 733 08 58

delegacion_gto@inah.gob.mx
Enlace página 1
Enlace página 3
Horarios

Martes a domingo de 10 a 18 hrs (último recorrido sale a las 16 hrs.) en el CAV´s de la zona arqueológica transbordan el vehículo oficial estilo Safari de 25 plazas.

Servicios

Taquilla, estacionamiento, guardarropa, sala audiovisual, sanitarios y vehículo que traslada a Zona Arqueológica. Los cuales se encuentran en el museo.

Descripción

Los proyectos arqueológicos en el estado de Guanajuato:


Un innovador modelo de gestión y operaciónEn el año 2001, con la firma del Acuerdo Marco de Colaboración entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Gobierno del Estado de Guanajuato, a través del Instituto Estatal de la Cultura, instrumento al que se adhirieron voluntariamente los ayuntamientos de Pénjamo, Abasolo, San Miguel de Allende y Ocampo, se ha fortalecido la coordinación entre los tres órdenes de gobierno para apoyar la investigación, la conservación, la difusión y la preservación del patrimonio arqueológico en el estado de Guanajuato.



Gracias a esta conjunción de esfuerzos ha sido posible reiniciar la investigación sobre temas y regiones, hasta hace algunos años poco estudiados, en las áreas limítrofes de Mesoamérica y el norte de México. Actualmente varios son los estudios que se llevan a cabo en las extensiones del estado de Guanajuato, entre los que destacan, por su magnitud y su diseño integral, los proyectos de investigación y conservación en los sitios arqueológicos de Plazuelas, en el municipio de Pénjamo (abierto al público en 2006); Peralta, en Abasolo (abierto al público en 2008); Cañada de la Virgen, en San Miguel de Allende (abierto al público en 2011); y El Cóporo, en Ocampo (abierto al público en 2012). En fechas recientes, dos ayuntamientos más se han sumado a esta dinámica interinstitucional: Comonfort con el sitio Cerro de los Remedios y Victoria con Arroyo Seco.



Las investigaciones arqueológicas realizadas gracias a este marco de colaboración, han aportado información sobre el pasado prehispánico de Guanajuato, con lo que se modifican algunas teorías existentes para la región, como es el planteamiento, muy divulgado, de que este territorio sólo era habitado por grupos nómadas genéricamente llamados chichimecas, pues si bien fue la población que los españoles enfrentaron a su llegada, no fueron los únicos que habitaron estas tierras en tiempos más remotos. Los resultados parciales de estas investigaciones confirman el planteamiento de que los grupos que habitaron Guanajuato, sobre todo antes del 900 de nuestra era, influyeron en la evolución cultural de las tradiciones del centro y occidente de México.



Con base en la experiencia en otros proyectos arqueológicos del territorio nacional, el Centro INAH Guanajuato, el Instituto Estatal de la Cultura, la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (a través de sus Consejos Regionales del Suroeste y Codernorte), la Secretaría de Desarrollo Turístico y los gobiernos municipales trabajan bajo un modelo único en el país, el cual tiene un enfoque integral, interdisciplinario e interinstitucional.



Para garantizar la continuidad y el seguimiento técnico de los proyectos arqueológicos en el estado, en 2003 se creó el Fideicomiso de Administración e Inversión para la Realización de las Actividades de Rescate y Conservación de Sitios Arqueológicos en el Estado de Guanajuato (FIARCA). Si bien bajo este esquema la prioridad es el rescate y la salvaguarda del patrimonio arqueológico, una vez que los sitios son abiertos al público se convierten en detonadores regionales que impulsan la dinámica social y económica de las comunidades en las que se emplazan. De igual manera se ha logrado diversificar la oferta cultural y turística en el estado.
Ubicación

Desde León, tome la carretera hacia San Felipe (carretera 87)hasta llegar al entronque San Felipe/Ocampo. Continué hacia Ocampo. al llegar a Ibarra ( ala Altura de la caseta de Policía), gire a la derecha y tome la calle principal que atraviesa la comunidad. continuando hasta llegar al entronque Cabras/El Torreón, girando a la izquierda con dirección a la comunidad de San Jose de el Torreón. El Centro de Atención a Visitantes (CAV´s) se encontrara a 1 kilómetro mas adelante.

Desde Ocampo, tome la carretera que conduce a la ciudad de León aproximadamente a 13 kilómetros de la cabecera municipal se encuentra la desviación hacia la comunidad de San José del Torreón, ahí gire a la izquierda y continué hasta dar con el Centro de Atención a Visitantes (CAV´s) el cual se encuentra a 6 kilómetros mas adelante.

Reseña Histórica

El Cóporo, palabra de origen tarasco que significa sobre el gran camino o el camino grande. Este importante asentamiento prehispánico se encuentra sobre las estribaciones al poniente de la sierra de Santa Bárbara y próximo a la comunidad de San José del Torreón, en el actual municipio de Ocampo, al noreste del estado de Guanajuato, sobre la antigua frontera septentrional de Mesoamérica. El asentamiento se compone de distintos espacios arquitectónicos que sugieren, junto con los objetos de cerámica y las herramientas en piedra, una afinidad con la región del Tunal Grande en San Luis Potosí y fuertes vínculos con los asentamientos prehispánicos de Zacatecas, Jalisco y El Bajío Guanajuatense. El Cóporo se desarrolló entre mil 800 y mil 100 años atrás (200-900 d.C.).

El escenario geográfico donde se localiza El Cóporo evoca las reminiscencias del paisaje que pudieron observar sus antiguos habitantes. Este asentamiento prehispánico se encuentra en una zona de transición de la sierra de Santa Bárbara y el extenso valle de Ocampo. En ambas regiones ecológicas existe una importante variedad de recursos naturales. El principal afluente es el río Grande de Ibarra, alimentado por varios arroyos que descienden de la sierra. Los arroyos denominados Gotas y Cóporo, así como la presencia de varios manantiales, forman parte del asentamiento de El Cóporo, convirtiéndose así en las principales fuentes de abastecimiento de agua. La sierra de Santa Bárbara se eleva, en sus partes más altas, a 2,650 metros sobre el nivel del mar, lo que permite la presencia de especies vegetales como pinos, encinos y madroños. Estas maderas sin duda alguna fueron importantes para la construcción de los edificios de esta zona, al igual que sus frutos para la alimentación. Es probable que existiera, como parte de la fauna serrana, una amplia variedad de aves, venados y jabalíes que formaba parte de la alimentación de los coporenses.

En contraste, el valle semidesértico de Ocampo muestra una variedad de cactáceas, así como la presencia de otras especies vegetales como la yuca, el mezquite y el huizache, bien conocidas por sus propiedades curativas, que convierten la zona en un área privilegiada en este tipo de recursos naturales.

La diversidad vegetal permitía una dieta balanceada, así como la agricultura de temporal y recursos suficientes para la sobrevivencia y configuración de una tradición cultural de extracción mesoamericana. Algunos investigadores han hecho énfasis en señalar que la presencia de sociedades agrícolas mesoamericanas en esta región septentrional puede estar relacionada con los cambios climáticos. Los conjuntos arquitectónicos que conforman el sitio El Cóporo se encuentran distribuidos tanto en la cima como en las laderas del cerro del Cóporo. El asentamiento muestra una adaptación al entorno y la planeación de sus distintos espacios en función de su antigua cosmovisión, pues en la parte baja se encontraron los espacios públicos y habitacionales, mientras que a medida que se asciende a la cima se crea un ambiente íntimo y ceremonial. En total se tienen localizados seis conjuntos (o barrios) arquitectónicos, el Conjunto Llano es el más bajo hasta el Conjunto Cóporo el más alto.

La Unidad Habitacional no. 47 se encuentra próxima a la parte nuclear del sitio, este lugar muestra un acercamiento entorno a la vida cotidiana de los antiguos habitantes del sitio en un espacio doméstico durante la época prehispánica. Posteriormente de esta unidad habitacional se ingresa a un gran conjunto denominado Barrio Gotas, el cual corresponde a un espacio cívico y público. Un gran montículo en forma de 'L' sobresale del terreno, indicando su importancia en el lugar por sus dimensiones. Para acceder a la parte superior del cerro El Cóporo, se camina sobre un sendero desde Barrio Gotas, el cual corre por la ladera sur de una de las estribaciones de la sierra de Santa Bárbara paralelamente al arroyo Gotas. Posteriormente, en la parte intermedia es necesario cruzar el arroyo Gotas; en este punto, existe otro manantial que muestra un revestimiento de piedras.

El Barrio Cóporo, corresponde a un espacio que podríamos señalar de carácter ceremonial y privado. Durante los primeros trabajos de exploración superficial en este sector se descubrió una almena tallada en cantera con forma escalonada. Al ingresar a este lugar resalta el gran montículo, debido a la perspectiva que se toma al ir ascendiendo al cerro. En este montículo denominado como Estructura no.1, se encontró en la parte superior un gran pozo de saqueo que dejó al descubierto ocho antiguos pisos de ocupación prehispánica. El montículo está asentado sobre una gran plataforma que nivela el amplio terreno y se extiende por el noreste del basamento piramidal.

Al frente de este basamento existe una serie de habitaciones asentadas sobre plataformas dispuestas en torno a patios. En este amplio sector del Barrio Cóporo se han distinguido dos conjuntos, de los cuales el primero muestra un gran avance en su liberación, permitiendo observar parte de la distribución arquitectónica. En el patio central del otro conjunto se localizó una almena de forma antropomorfa tallada en cantera: los ojos son dos perforaciones en forma de puntos y la boca está formada por una sucesión de pequeñas líneas verticales. En el interior de algunas habitaciones existen restos de antiguos fogones, algunos tallados con lajas de cantera o de piedra basáltica. Entre los pasillos de distribución y comunicación entre patios destacan las escalinatas de cantera. En las escalinatas de la estructura que está frente al montículo mayor se encuentran labrados varios petrograbados de forma esquemática, predominando los motivos geométricos como líneas, puntos y espirales, además de una sola figura zoomorfa que tal vez corresponda a un venado. En las escalinatas de la fachada oriente se observan líneas paralelas y un par de figuras en forma de 'S'.

El cerro Cóporo corre en desnivel hacia el este hasta llegar a otra pequeña elevación conocida como El Caracol, donde se puede presumir la colocación de alguna estructura de vigilancia que controla el sector este de la cañada y la sierra de Santa Bárbara. En la ladera que se integra a la barranca, donde corre el arroyo Cóporo y continúa en dirección a la sierra, existe un gran muro defensivo de mampostería que protege esta parte del sitio.

Costos y Servicios

Cuotas de recuperación.
Adultos $39. Niños menores de 12 años $12.
Haciendo su vigencia en la publicación en el diario oficial el 4 de noviembre del 2015

En Guanajuato la normatividad vigente no contempla ningún tipo de exención al pago de las cuotas de recuperación ya que estas últimas constituyen el mecanismo financiero que permite dar sustentabilidad a los sitios además de generar conciencia en la sociedad para que contribuya y se involucre en la conservación, mantenimiento y difusión de las zonas arqueológicas, patrimonio de los guanajuatenses y de la nación en su conjunto.

Gracias a la aportación de la cuota de recuperación trabajamos para la conservación y mantenimiento de las instalaciones de los sitios arqueológicos. Por ende el modelo de administración único en el país marco de colaboración interinstitucional INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) e IEC (Instituto Estatal de la cultura) nos excluye de tener descuentos a estudiantes, maestros y de adultos mayores (INSEN).

Recomendaciones:

Por tratarse de reservas Federales de conservación se recomienda, usar ropa y calzado cómodos, gorra o sombrero, bloqueador solar, llevar agua, ademas no introducir alimentos, no mochilas o bolsos, ni bebidas embriagantes o aliento alcohólico. También se recomienda no caminar fuera de las rutas trazadas por los arqueólogos en el recorrido por la zona, ni recoger ningún objeto dentro de las mismas,; Recuerda que las Zonas Arqueológicas son patrimonio de todos los mexicanos y estamos obligados a preservarlas.
Cronología

200 – 900 d.C.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 12 de diciembre del 2018, 13:24
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
Coordinación Nacional de Desarrollo Institucional/SIC
u-nphv