El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Museo de sitio de Tlatelolco Caja de Agua

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen0imagen1imagen2imagen3
imagen en galeria
Museo de sitio de Tlatelolco Caja de Agua
Secretaría de Cultura/INAH


Eje Central Lázaro Cárdenas s/n
Col. Nonoalco-Tlatelolco
CP 06900
Cuauhtémoc, Cuauhtémoc, Ciudad de México
Tels.: (55) 5782 2240, 5782 7290

coordinacion.carque@inah.gob.mx; za.tlatelolco@inah.gob.mx
Enlace página 1
Horarios y costos

Abierto al público de lunes a viernes de 9 a 14 hrs.
Sólo con previa cita a los teléfonos: 5782 7290 y 5782 2240

Datos generales

El Museo Caja de Agua del siglo XVI, que resguarda los murales más antiguos del periodo novohispano, exhibe aproximadamente 16 metros cuadrados de pintura mural que plasma la vida cotidiana y símbolos religiosos de los albores de la Nueva España. Se trata de una pila o caja que perteneció al Imperial Colegio de Santa Cruz de Santiago Tlatelolco. El museo no sólo muestra la pintura mural con escenas lacustres en los muros, sino aquellos pedazos que fueron desprendidos y enterrados en la clausura de este espacio, realizada a inicios del siglo XVII.

Es probable que la Caja de Agua se haya construido inmediatamente después de la caída de los mexicas, bajo el nivel del piso de la ciudad colonial, e inaugurado a la par del Imperial Colegio para surtir de agua potable a su población. Sus constructores planearon que además de cumplir tan vital función, también transmitiera un mensaje público relacionado con los símbolos de la evangelización y de la vida cotidiana de entonces.
Salas de exhibición

Mensaje en el agua La gran pila o caja de agua fue planeada en la época colonial para que, además de suministrar el líquido al pueblo de Tlatelolco, transmitiera con las pinturas un mensaje público: con la nueva religión cristiana los pobladores vivían en armonía entre lagos. Cuando las autoridades españolas dieron la instrucción de acabar con el sitio, manos indígenas ejecutaron la orden y lo hicieron como su tradición les indicaba: de manera sagrada. Por eso cortaron los muros desde la parte externa, arrojaron los fragmentos sobre una cama de adobes al interior de la caja y echaron tierra compacta. Tal forma de sepultar los vestigios permitió que este patrimonio sobreviviera hasta hoy.
Fecha de fundación

15 de diciembre de 2011
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 13 de marzo del 2017, 17:46
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural