El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Alfarería de Huehuetlán

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
Alfarería de Huehuetlán
000725ESLP0000

Ámbitos representados por el elemento

Técnicas artesanales tradicionales
Descripción

En el municipio de Huehuetlán se registró la existencia de algunas personas al interior de las comunidades que saben elaborar productos barro.

De acuerdo a la información obtenida en campo, los conocimientos son transmitidos regularmente de madres a hijas (o por personas allegadas), generando procesos de aprendizaje mediante dos elementos fundamentales: a) la observación y b) el juego [úbat'lab]. En este modelo el componente lúdico juega un papel primordial, pues de temprana edad se les enseñaba a las mujeres a producir figuras de barro (inicales) a manera de pasatiempo. Estos dos procesos de aprendizaje se ven complementados con el acto de preguntar [knowia] acerca de la actividad o mediante la transmisión explícita y formal de los procesos.

Los conocimientos asociados a la alfarería involucran un conjunto de criterios que son compartidos por las artesanas, y demás personas de la comunidad, para la elaboración de objetos de calidad. Dentro de estos criterios se encuentran en primer lugar el hecho de que las artesanas deben buscar que el material tenga una consistencia adecuada durante el mezclado (para alcanzar el "punto duro" [tzapik]), en segundo lugar que las paredes del producto deben ser alisadas correctamente con el [kuput] y la grava para dar al objeto una mejor textura, en tercer lugar debe buscarse que las ollas tengan sonido y presenten un color rojizo (condición que indica que el producto está bien cocido, pues si algunas partes están oscuras y les falta sonido, ello indica una cocción mala o incompleta).

Además de los indicadores anteriores, existen prescripciones que garantizan que el producto será de calidad por lo que las artesanas previo y durante el proceso de elaboración deben tomar ciertas medidas. Entre las recomendaciones que se deben seguir se registraron las siguientes: 1) fue comentado que las críticas (emanadas de la artesana o recibidas por ella) hacen que el barro se rompa o no se cueza adecuadamente, 2) debe evitarse que la productora sea observada cuando toma los materiales o los trabaja, 3) artesanas del municipio plantearon que en caso de ser llamadas mientras laboran, no deben responder en lo absoluto, 4) las mujeres embarazadas no pueden estar cerca durante el desarrollo de la actividad para que se mantenga la integridad del producto, 5) las artesanas deben evitar que alguien las mire mientras cuecen el barro pues podrían generarles jaquecas y que se caiga el pelo a consecuencia del calor, 6) para "cortar" las malas vibras durante el proceso se debe poner un [bojol] (olote limpio) y un huevo en el espacio de trabajo y, 7) se recomienda "curar" los productos de barro, por lo que se debe ofrecer "vino" (aguardiente) o en dado caso conseguir un curandero para que haga un ritual para que se preserve el producto.

Es necesario, mencionar que en una de las localidades fue planteado que al finalizar la vida útil de los productos de barro, estos deben guardarse, pues en caso de no cumplir dicha disposición, la artesana puede verse afectada, perdiendo su capacidad de elaborar los objetos, como consecuencias del descuido hacia ellos.

Para la elaboración de productos de alfarería como comales [tákap], olla [patch], cántaros [niscón] (para el nixtamal), cazuelas, candeleros (con imágenes de perros [pikó] y pájaros [tzintzin/ejitalab]) e incensarios, se requieren una serie de materiales, los cuales se consiguen gratuitamente en las comunidades del municipio de Huehuetlán. Los materiales necesarios son el [tzú'tzup] (una tierra brillosa [mákiki]), tierras amarillas [tzákana manú], lodo [lúkuk], ya sea rojo o negro (en algunos lugares debe colectarse los domingos o cuando hay luna llena [itz-thuchit]). De igual manera se utiliza el [chililite] y el [kútup] (una herramienta usada para pulir el lodo y moldear la olla).

En lo referente al proceso de elaboración es posible establecer una primera etapa de recolección de materiales, la cual da lugar posteriormente a un momento de mezcla y formación del objeto. Esto da lugar a un periodo de reposo y secado de los productos, para finalizar una cocción. Este último proceso se debe realizar de preferencia con madera de "palo de chaca", [otate] y [jonote].

El tiempo de elaboración del objeto de barro abarca de una a tres semanas (dependiendo del grosor del producto, pues el tiempo de secado varía), teniendo un costo que oscila entre $5.00 y $350.00 pesos, precio que varía en relación a la cantidada de materiales requeridos, así como el trabajo invertido por la artesana en su realización. En cuanto a la comercialización, los productos desarrollados se venden en el ámbito local, y los usos dados a los objetos varían en función de las intenciones del comprador. De acuerdo con lo comentado, los productos pueden presentar un carácter cotidiano, como es el caso de los comales y ollas empleados para la preparación de alimentos (tamales, tortillas, bocoles, tostar café, preparar atole, etc.), o un uso en prácticas sagrado-rituales, como es el caso de los candeleros y los incensarios que se encuentran presentes en celebraciones eucarísticas, altares del Día de Muertos. En este último, los candeleros cuentan con la función de alumbrar para que "los difuntos puedan ver su camino" y los incensarios con la de elevar humo para que los fallecidos "puedan oler los alimentos". De igual manera las funciones rituales se asocian a los procesos de procesión y cultos de "imágenes peregrinas" o durante el cambio de cargos comunitarios.
Riesgos

La disminución de la cantidad de mujeres que producen este tipo de objetos, es referida, por los pobladores, al hecho de que en fechas recientes ha decaído su producción y uso ante la presencia de materiales más duraderos y económicos. Sin embargo a pesar de ello, aún persisten los conocimientos asociados a la práctica, principalmente en mujeres de edad avanzada, llamadas comúnmente "abuelitas".
Bibliografía

Ariel de Vidas, A. (2003). El trueno ya no vive aquí. Representación de la marginalidad y la construcción de la identidad teenek. México: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, El Colegio de San Luis, CEMCA e IRD.

Flores, M. (1997). La identidad y la territorialidad de los pueblos indios nahuas y teenek, del estado de San Luis Potosí. (Tesis para obtener el grado en Ciencias Antropológicas). México: Universidad Autónoma Metropolitana.

Gallardo, P. (2004). Huastecos de San Luis Potosí. México: Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Kroefges, P. (2012). 1888: La Huasteca según Eduard y Caecilie Seler, pioneros en su exploración arqueológica y etnográfica. En A. Hooft (prod.), Lengua y Cultura Nahua de la Huasteca [DVD Multimedia]. México: CCSYH-UASLP, Linguapax y CIGA-UNAM.

Olivier, G. (2008). Viaje a la Huasteca con Guy Stresser-Péan. México: Fondo de Cultura Económica y Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos.

Ávila, A., Barthas, B. y Cervantes, A. (1995). Los huastecos de San Luis Potosí. En Etnografía contemporánea de los pueblos indígenas de México. Región Oriental, 3. México: Instituto Nacional Indigenista.

Ávila, A., Barthas, B. y Cervantes, A. (1995). Monografía Los huastecos (teenek) de San Luis Potosí. México: Instituto Nacional Indigenista (INI).

Cruz, D., Flores S. y Fernández J. (1997). AnténekWitòmatalàb. Los conocimientos y saberes de los tének. México: Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de San Luis Potosí.

Gallardo, P. (2000). Medicina tradicional y brujería entre los teenek de San Luis Potosí. (Tesis). México: Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Muñoz Mendoza, Joaquín A. Atlas Toponímico y Glosario de Términos y Zoobotánico en Lenguas Tének y Náhuatl de la Huasteca Potosina. Escuela de Educación Superior en Ciencias Históricas y Antropológicas (EESCHIA)-Fundación Eduard Seler. Talleres de la EESCHIA. 1a. Edición 2007. 1000 ejemps. 554 pp.

Ochoa, M. La persistencia discontinua: rebelión, sumisión y resistencia implícita. En D. Prieto y J. Valle (coord.). Los pueblos indígenas de Querétaro, Guanajuato y Huasteca. Atlas etnográfico. México: INAH-CONACULTA (en prensa).

Ochoa, L. (1979). Historia prehispánica de la Huasteca. México: UNAM.

Nuevos aportes al conocimiento de la Huasteca. (1998). México: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Centro de Investigaciones Históricas de San Luis Potosí, Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, Instituto Politécnico Nacional, Universidad Autónoma Chapingo e Instituto Nacional Indigenista.

Stresser-Péan, G. (1953). Les indiens Huasteques. Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, 13, (pp. 213-290).

Stresser-Péan, G. (1971). Ancient sources on the Huasteca. En G. F. Ekholm e I. Bernal (eds.), Archaeology of Northern Mesoamerica, Parte II, (pp. 582-601). Austin: University Press.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 3 de abril del 2019, 11:46
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
u-fnm