El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Danza Real de San Lucas Tepetitlán

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
Danza Real de San Lucas Tepetitlán
000420CZAC0042012

uecp@zacatecas.gob.mx
Ámbitos representados por el elemento

Usos sociales, rituales y actos festivos
Dimensión geográfica del elemento

Local
Descripción

La Danza Real tiene la peculiaridad de mantener un número cerrado en cuanto a sus participantes; se constituye por un monarca, una malinche, cuatro capitanes y ocho danzantes. Lo que ha variado, en función de las posibilidades de personal y de los músico es el número de los morenos, que pueden participar desde uno hasta doce, como lo era antiguamente.
Para poder ser danzante era necesario ser invitado por alguno de los capitanes; cada uno de ellos debía presentar a dos personas y así reunir a los doce danzantes de la comparsa. El monarca tenía que ser uno de los más experimentados para poder realizar los movimientos difíciles que implicaba su son; la malinche era representada por una niña, la edad variaba entre los 12 y los cuatro años.
Todos los danzantes van ataviados con traje de manta, cotón y pantalón acampanado; dos paliacates cuelgan de la cintura en forma de pico al frente del danzante; portan una corona alta, adornada profusamente con flores de papel, de la que penden multitud de listones multicolores sobre la espalda; marcan el ritmo con un guaje que llevan en la mano derecha; calzan huaraches de correas.
El monarca lleva una palma o pluma en la mano izquierda, especie de abanico de madera adornado con plumas multicolores, con la que dirige el rumbo de la danza, lo que pudiera dar una idea sobre el origen de la Danza de Pluma, muy característica de todo el estado de Zacatecas y Jalisco, así como Durango, Nuevo León y Coahuila.
El número de sones que componían a la Danza Real era de doce, uno por cada danzante y uno por cada capitán; los morenos también contaban con su propia melodía. La danza tiene un orden preestablecido, no se pueden cambiar, ni atrasar ni adelantar ninguno de las melodías y mudanzas. Cada son o pieza musical tiene su propia mudanza o movimiento coreográfico. Del rescate que se realizó en 1999 solo se recopilaron nueve sones de los danzantes y tres de los morenos, los que se enlistan en el orden que se danzan: 1- la entrada o las carreritas, 2- primero de la malinche, 3- los empalmes, 4- los amarres, 5- la cruz chica, 6- primero de la cruz grande, 7- segundo de la cruz grande, 8- son del monarca y los capitanes, 9- último de la malinche; 1- primero de los morenos, 2- segundo de los morenos, 3- tercero de los morenos.
Haciendo un análisis de las coreografías destacan: la cruz y el movimiento de los astros principales, el sol y la luna, representados por el monarca y la malinche. También, la idea del avance del sol que es cargado por las mujeres muertas (hasta el medio día) y después por los soldados muertos en combate (que lo llevan al atardecer). El sacrificio del monarca que representa la caída del sol al inframundo por la noche; la tierra, que es representada por un cuadro que delimita todo el patio.
Para los pobladores de San Lucas el monarca representaba al Rey y la malinche a la Reyna, quienes simulaban la entrega de las tierras a los indígenas en la mudanza del son de la malinche. Otros movimientos coreográficos indicaban la tierra que les pertenecía antes y después de la conquista.
En el último son de la malinche se representa la llegada de los españoles y la remoción de los naturales de sus tierras, a las que volvieron al paso del tiempo. El son de Las Carreritas o de la entrada, representa la renuencia a cambiar de religión, pues en primer término penetra una de las filas de la comparsa, como tanteando el terreno, luego lo hace la otra, pero de una manera cuidadosa, hasta que culmina cuando las dos filas quedan frente al altar del templo. La danza es ejecutada dentro de la iglesia, construcción característica de los templos franciscanos en la época colonial.
La Danza Real es una representación de las danzas de conquista; pero que fue creada por indígenas. Es una tradición que muestra imponentemente el sincretismo religioso que impera en la mayoría de las danzas de México. En todo caso pudiera ser que el estudio de esta danza puede dar luz sobre los orígenes de algunas danzas tradicionales de todo el país.
La última vez que se bailó la danza fue en 1999, en un proyecto de rescate y 52 años antes también se ejecutaron los sones, que al ser interpretados con violín fue complejo musicalizarlos de nueva cuenta. Los músicos que la conocían ya habían muerto, solamente uno los recordaba, pero con gran dificultad los tocó.
En 1999 la bailaron mujeres y niños ante la negativa de las personas de la comunidad, quienes querían ver bailarla por hombres mayores. Después de esta fecha no se ha vuelto a danzar.
Riesgos

Hoy en día los sones de la danza no son ejecutados.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 12 de abril del 2018, 18:42
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
u-fevd