El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Jueves de Corpus en Cherán

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen1
imagen en galeria
Jueves de Corpus en Cherán
Fiesta religiosa
Tradición

Datos generales

En las comunidades indígenas de Michoacán es un rito de agradecimiento por los frutos del trabajo que les da el diario sustento. Este hecho surte el efecto de un acto liberador. Algunos pueblos se organizan para no coincidir y las fiestas pueden abarcar el mes entero, realizándose de comunidad en comunidad. Desde el tiempo de los primeros misioneros evangelizadores, se inculcó en los pueblos purépechas profunda devoción al Corpus, la fiesta de la comunión y también del compartir, como una forma de venerar al cuerpo y la sangre de Cristo. Hay variaciones de un pueblo a otro, pero en general, el festejo, es acompañado por la música de varias bandas contratadas por los barrios. El sacerdote encabeza la celebración llevando al santísimo al “Santísimo Sacramento” en procesión hacia las diferentes “pozas” o altares que se erigen en la comunidad. Ahí reza inmerso en humo de incienso. La feligresía lo acompaña entre bailes. Cuando esta procesión termina, los asistentes reciben un regalo que los diferentes gremios lanzan por los aires, como agradecimiento al trabajo que les da el diario sustento, y que los asistentes reciben con sus manos jubilosas: miniaturas de barro, metal o talladas en madera; frutas, atados de maíz y otros productos de la tierra y de los talleres artesanales. Los cazadores y quienes viven del producto de la tierra preparan grandes cantidades de comida para regalar a la feligresía y a cualquier otra persona que les acompañe ese día. Se agradece también a Dios por las cosechas y se pide su protección para que haya lluvias en el nuevo temporal. Al mismo tiempo se agradece a la tierra que da frutos y recibe a las personas con sus brazos amorosos al morir. El escritor e investigador Eduardo Ruiz describió así la celebración en una de sus narraciones escritas en el siglo XIX, novelando el pasado purépecha: “El pavimento de las calles esta tapizado huinumo, y a la altura de los aleros hay verdes enramadas. En cada esquina de las calles se levantan rústicas capillas adornadas con incienso que impregna el ambiente ya perfumado con el aroma de las flores. Luego se ven pasar en confusión cien y cien danzas en las que se mezclan los bailes primitivos de los indios con las costumbres de los españoles en sus fiestas religiosas”. Más adelante señala “un sacerdote conduce en sus manos el áurea custodia, semejante al disco de sol, ante la cual doblan la rodilla los espectadores”. Como se ve la fiesta no ha cambiado mucho. Las miniaturas que los artesanos regalan son objetos similares a los que diariamente producen para su manutención. Algunos de los pueblos que conservan con mayor detalle esta tradición son: Pátzcuaro, Tzintzuntzan, santa Fé de la Laguna, San Andrés Tziróndaro, Erongarícuaro y Tarecuato.
Sede

Cherán, Michoacán de Ocampo
Fecha

Movible entre mayo y junio - Movible entre mayo y junio
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 1 de julio del 2013, 20:28
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural